Los ojos cerrados

Dos grandes veladas corales hemos podido disfrutar este fin de semana en Cantabria. El Sábado Sõla cerró el ciclo de música coral de Polanco y el Domingo Fuerton los Madrigal Phillipinnes singers quienes abrieron el certamen de El Astillero. 

Sõla abrió con una pieza de Peteris Vasks, Zīles Ziņa, que parece der su caballo de batalla. Una obra que interprretan como si estuviera extraída de su ADN, con una perfección y lógica aplastante, a pesar de su lenguaje decididamente moderno y disonante. Nada pudo estar depués a esa inalcanzable altura con la posible excepción de la transcripcion del mahleriano lied Ich Wind Der Welt Abhanden Gekommen, que fue el momento más lírico de la velada. Cantaron de memoria toda la primera parte del concierto, en que aparte de las mencionadas hicieron un pequeño recorrido por la música clásica coral: Brahms, Palestrina, Purcell, Hindemith y Schnitkke. 

En la segunda, exploraron la música de su país,  Letonia, curiosamente usando partituras. Fueron piezas deliciosas pero se nos antojaron por debajo de la capacidad de esta excelente formación. Quizá fue un planteamiento inadecuado que estas piezas tan directas no abrieran la velada en lugar de las densas obras que lo hicieron.

Su afinación y empaste fueron constantes sin importar su colocación en la.iglesia. Uno de los momentos mas emocionantes fue en Tumša Nakte, una de las piezss de su país. En ella, se distribuyeron por la nave de la iglesia intercalando los cantantes de cada cuerda y sumergiendo al público en su bellisimo sonido.
 
El.joven director Kaspars Ādamsons tiene un gesto muy amplio y dinámico. Sõla lo sigue con una disciplina natural, muy coherente con el tópico de la responsabilidad que tenemos de los países nórdicos. Esa sensación se incrementó cuando en la segunda parte Kaspar intercambió su puesto con dos de los coralistas que dirigieron unas cuantas canciones.

Al día siguiente The Philippine Madrigal Singers en el Astillero abrieron las XX Jornadas Internaciones de Música  Coral de Astillero.
Tienen como parte de su idiosincrasia cantar sentados y en herradura, con el director sentado en una de las esquinas de espaldas al público. Un programa muy ecléctico escogieron para su presntación donde había desde polifonía hasta  una habamera, música contemporánea y arreglos de música popular.
Su sonido muy compacto y hermoso maravilló desde el primer acorde. Es extraordinario su equlibrio entre las cuerdas, desde los sonoros bajos hasta las brillantísimas sopranos pasando por unos tenores muy naturales y una  cuerda mixta de contraltos de muchas prestancis .
La.primera obra, Lux Aeternally de Mattew Maniano, fue demostración del poder de fascinación que produce su sonido. Si juntos nos gustaron, hubo lugar para excelentes solistas perfectamemte adecuados a los diferentes estilos de sus piezas, el bolero Amor, la chanson  Comme d’habitude o la tropical De Coconut nut. 

Mark Anthony Carpio, director titular del coro, sabe imprimir carácter a sus interpretaciones donde la precisión rítmica destaca sobre otros elementos expresivos. Esto hace menos interesante su visión de aquellas partituras donde se precisa un fraseo más flexible como en el Mas Vale Trocar o el arreglo del Eres Tú. Esta aproximación es más apropiada para piezas más contemporáneas. Sus versiones del Akelarre de Elberdin o de la bellísima Let My Love Be Heard de Runestad brillaron a gran altura.

El programa acabó con una transcripción bastante alocada del Circle of Life de el Rey León donde sonó literalmente todo el arca de Noé como acompañamiento. Un colofón un tanto excesivo a un programa muy bien confeccionado y con un gran sentido del espectáculo.

Después del concierto coincidimos en un conocido restaurante. Entraron casi en silencio y no se oyó una palabra más alta que otra duraante la cena. Son disciplinados dentro y fuera del escenario.

En ambos conciertos hubo representación de notables políticos Rafael de La Sierra en Polanco y Fernández Mañanes en El Astillero. Seguro que ambos quedaron tan maravillados de ambas formaciones como el resto de público. Espero que además se cuestionen si la política cultural y educativa en Cantabria facilita una excelencia musical como la que hemos visto y oído.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s